Monthly Archives: October 2013

Blessing of the Pets at the Cathedral

The Cathedral of St. John Berchmans held their annual Blessing of the Pets on Sunday, October 6 in the Cathedral Prayer Garden. Many parishioners brought their pets to be blessed through the intercession of St. Francis of Assisi. Pictured: Msgr. Carson LaCaze blesses pets at the Cathedral.

Rededication and Blessing at St. Joseph Home

St. Joseph Nursing Home and Assisted Living centers in Monroe recently held a Holy Mass and rededication and blessing of the chapel. Bishop Duca was the primary celebrant and was assisted by other area priests and deacons.  Sister Elizabeth Cahill, the facility religious coordinator, was very pleased with so many friends of St. Josephs sharing in this special day. Sister Elizabeth is so proud of the new stained glass windows, new altar, tabernacle, carpet and more.

Year of Faith Visit at Our Lady of the Blessed Sacrament Parish

On September 23, Bishop Michael Duca completed a successful “Year of Faith” visitation to Our Lady of the Blessed Sacrament Church in Shreveport. In this photo, Charles LaCour poses with Bishop Duca, Roylin LaCour, Virgin LaCour, Patrick Igbokwe, Tim Ford, Mary Randolph and Mack Miles.

Blessing of the Pets at St. Mary of the Pines

St. Mary of the Pines Church celebrated the Feast of St. Francis with a Blessing of the Animals ceremony. Pastor Rev. Francis Kamau and his Franciscan fellow-priests provided blessings for all animals. Also in attendance were the veternarians from Southern Hills Animal Hospital who provided veterinary services and shots for the animals if needed. Pictured: Fr. Francis received a special blessing when a parakeet brought by a parishioner hopped up on his head to avoid the water!  He was delighted, as were all present.

Blue Mass at St. Joseph Church in Bastrop

St. Joseph Church in Bastrop held their annual Blue Mass on October 2 to honor all law enforcement, firefighters and emergency personnel. Bishop Duca led the Mass and was assisted by many priests from the Eastern Deanery. The AirVac Life Team helicopter even flew in for the special Mass!

Year of Faith Visit at St. Paschal Church

Bishop Michael Duca went for his Year of Faith visit to St. Paschal Church in West Monroe on October 8 and was met with great reception by the church family there!

Dignidad para Todos

1013hispanic2

por Kelly Phelan Powell

Los programas y servicios ofrecidos por el Ministerio Hispano Católico son una parte integral de la misión de la Diócesis de Shreveport, aunque muchos de los fieles no están seguros de cuáles son exactamente las funciones de la oficina. Todos ven la Reflexión del Obispo que es la traducción del mensaje del Obispo Duca en la revista Conexión Católica “Catholic Connection” cada mes, pero eso es solo una pequeña fracción de las responsabilidades importantes de Rosalba Quiroz, Marcos Villalba y Jeanne Brown. De hecho el Ministerio Católico Hispano tiene un aspecto social que es una parte esencial en esta región.

El Padre Mark Watson, pastor de la iglesia del Sagrado Corazón en Oak Grove y la iglesia de San Patricio en Lake Providence, explicó, “Yo me dirijo al Libro del Génesis, que dice que todos hemos sido hechos a la imagen de Dios, y por eso todos tenemos un valor especial.” No es una novedad que nuestra cultura americana moderna le de más valor a la gente rica, a los mas intelectuales y a miembros de ciertos grupos étnicos, pero la Iglesia Católica lo ve diferente. “Todos somos iguales, y todos tenemos una dignidad igual,” dijo Watson.

Desde una perspectiva católica, todos tenemos el mismo valor en el amor de Dios. “La Iglesia Católica ha sido realmente maravillosa en defender los derechos de todos los inmigrantes al decir que todos los inmigrantes merecen los beneficios y material espiritual de la Iglesia,” dijo el P. Watson. Un gran número de inmigrantes en este país son Católicos, lo que les da una relación especial con la Iglesia, pero la Iglesia ve a todos los hermanos y hermanas inmigrantes, sin importar su religión o denominación. Quiroz, que es la Directora del Ministerio Hispano Católico y ha trabajado en la oficina desde el 2000, dijo que no toda la gente a la que ayuda su oficina es católica, o ni siquiera Hispana – han ayudado a gente de Laos, de Palestina y de otros países así como gente de otras regiones de América Latina.

La gente con frecuencia tiene la tentación de decir que la posición que toman los Católicos sobre inmigración es “liberal,” pero el hecho es que la Iglesia no ve inmigración solamente como un tema político; sino, más bien es también un tema de justicia social y de los derechos humanos. “Creemos que la persona es sagrada – es la reflexión más clara de Dios entre nosotros,” dice la Conferencia de Obispos Católicos en Estados Unidos (USCCB) en su carta pastoral de 1986 “Justicia Económica para Todos.” En una publicación titulada “Inmigración en los Estados Unidos,” Monseñor Thomas Wenski, Obispo de la Diócesis de Orlando, dice, “La Iglesia ha tomado una posición en inmigración porque, además de ser un problema económico, social y legal es también humano, por lo tanto tiene una implicación moral. Todo lo que es humano o toca a la persona humana y a su dignidad, es de preocupación para la Iglesia.”

La conferencia de obispos ha abogado por una reforma de inmigración integral. En un comunicado publicado en el 2011, los obispos piden:

Un camino a la ciudadanía de la población de indocumentados en el país
Una reforma de inmigración más rápida para unir a las familias – esposo, esposa e hijos –
Un programa laboral para que los trabajadores de campo puedan entrar a USA legalmente
La debida restauración para la protección de los migrantes
Pólizas que se dirijan a las causas principales de migración – pobreza y persecución

El último punto es particularmente importante para el P. Watson, quien celebra una Misa semanal en  español en su parroquia. “Nosotros [como Católicos] diríamos que toda la gente tiene ciertos derechos: tener suficiente para comer, vivir en un lugar decente, y practicar libremente su religión. Y así, en los ojos de la Iglesia, cuando una persona no puede sostener a su familia, o no puede encontrar un trabajo, estas son razones justificables para que esa persona tenga el derecho de emigrar a otro país.”

En el pasado, una gran parte de las funciones del Ministerio Hispano Católico era de ayudar a los inmigrantes con el proceso de alcanzar el estatus de residentes, pero desde que Caridades Católicas de Shreveport abrió sus puertas en 2010 y estableció el departamento de servicios sociales y de inmigración, el Ministerio Hispano Católico se enfoca principalmente en las necesidades espirituales de los Hispanos Católicos. Sin embargo, todavía ayuda a –lo que Quiroz llama “clientes vulnerables” – que son aquellos casos que comenzaron antes del establecimiento de la oficina de Caridades Católicas’ y a víctimas de crímenes, como violencia doméstica. En su trabajo diario, recibe preguntas desde como es el sistema de educación pública hasta bautismos. “es un poco de servicio comunitario y social,” dice, “pero más que nada ayudarlos a recibir los sacramentos.”

Dos de estos clientes vulnerables de Quiroz fueron Jose Rodríguez y su mamá, Nina Montañez. Cuando emigraron a Estados Unidos de Panamá en el 2001, Nina fue víctima de abuso y ninguno de los dos podía hablar Inglés. El ser indocumentados y no poder hablar el idioma  les hacía todo aspecto de su existencia extremadamente difícil. Nina no podía encontrar trabajo sin tener una tarjeta de residente; no se atrevía a manejar por miedo a ser detenida por la policía y ser encarcelada. Jose tenía que tomar dos camiones para ir a la escuela ya que la escuela cercana no lo recibió porque el no  hablaba Inglés y la escuela no tenía facultad bilingüe.

Además de enfrentar pobreza y sufrir para obtener educación, Jose y Nina encontraron que no podían tener acceso al cuidado médico teniendo grandes gastos de salud – la clínica del Centro Médico de LSU, el hospital local público cobra $250.00 solo por ver pacientes que no pueden comprobar su residencia. Quiroz dijo que vivir en este país como inmigrante indocumentado hace imposible que la gente tenga una vida con propósito, les impide que se involucren en actividades diarias que los ciudadanos damos por hecho, como obtener un trabajo, manejar y tener una casa decente.

Afortunadamente, Quiroz pudo ayudar a Jose y a Nina con del proceso de inmigración y hoy, los dos han obtenido el estatus de residencia legal. Jose tomará el examen de ciudadanía pronto. Quiroz explicó que la diferencia entre tener residencia y ciudadanía es  que los ciudadanos pueden votar, califican para trabajos en gobierno, los ayuda aplicar para becas y les permite viajar libremente dentro y fuera del país – algo que es muy importante si quieren visitar a sus familias fuera del país.

Jose trabaja en un restaurant y acaba de comenzar la universidad en el Bossier Parish Community College este otoño. Espera continuar en una universidad de cuatro años y convertirse en terapista de niños. El dijo que el Ministerio Hispano Católico hizo mucho más que ayudarlos con el proceso legal. “No solo me ayudaron con la documentación” dijo, “sino que también obtuve una nueva familia.” Nina asintió. “Fueron de gran ayuda.”

La próxima primavera, el P. Watson, Quiroz y muchos otros estarán listos para celebrar la Misa Anual de los Trabajadores Migrantes, que usualmente se lleva a cabo en Mayo, en un hangar cerca de Delhi, Luisiana. Esta tradición comenzó el 2005 cuando un feligrés de Oak Grove llevó al P. Watson, que era en ese tiempo Pastor en la Iglesia de Jesus el Buen Pastor en Monroe, a un edificio de escuela abandonado en Pioneer, un pequeño pueblo en el Highway 17. Ahí encontró trabajadores migrantes que vivían en esa escuela abandonada mientras que plantaban y cosechaban camotes en una platío cercano. Preguntó cómo les podía ayudar; y ellos dijeron que necesitaban ropa, así que organizó una donación en la parroquia. Regresó con algunos feligreses y distribuyeron ropa y celebraron la Misa. Ese primer año regresó a celebrar la Misa en Español en esa escuela cinco veces.

El P. Watson hizo lo mismo para otro grupo de inmigrantes que vivían en un asilo abandonado en Tallulah. Por los últimos tres años, han celebrado la Misa para los trabajadores en ese edificio, que tiene la bendición de tener aire acondicionado, en Delhi. El Obispo Duca celebra la Misa acompañado de un y sacerdotes bi-lingues lo acompañan. Quiroz y otra gente local participan. “siempre se sorprenden de ver al Obispo,” dijo el P. Watson. “es una manera de mostrar a los trabajadores lo importante que son.”

Y en efecto, son importantes. Como los Obispos de Estados Unidos y de México lo dijeron en su carta pastoral “Ya no Son Extranjeros: Juntos en el Viaje de la Esperanza,” “Hablamos como una Iglesia, unida en la opinión de que la migración es necesaria y benéfica… Los migrantes e inmigrantes están en nuestras parroquias y en nuestras comunidades. En ambos países, vemos mucha injusticia y violencia contra ellos y mucho sufrimiento y desesperación porque las estructuras civiles y eclesiales son todavía inadecuadas para acomodar sus necesidades.”

El Ministerio Hispano Católico es una manera de que la Diócesis de Shreveport y otras diócesis en el país están combatiendo la injusticia, la violencia, el sufrimiento y la desesperación ofreciendo apoyo espiritual junto con la información y recursos para ayudar a los inmigrantes, cuando es posible a obtener un estatus de residencia legal.

Si a usted le gustaría ayudar a la oficina del Ministerio Hispano Católico que está en gran necesidad de personas bilingües que puedan ayudar a traducir y para enterarse mejor, contacte la oficina al 318-4441 o rquiroz@dioshpt.org