El padre Peter informa sobre la reunión del USCCB en junio y el futuro de la Diócesis

Querida Gente de la Diócesis de Shreveport


Comienzo este artículo en Domingo de Pentecostés mientras me preparo para la reunión de la Conferencia Episcopal de los Obispos Católicos de Los Estados Unidos, (USCCB) en Baltimore. Ya es un año que en junio Su Santidad el Papa Francisco anunció el cambio del Obispo Michael Duca a la Diócesis de Baton Rouge y dos meses después, fui elegido Administrador Diocesano. He tenido la oportunidad de participar en varias reuniones de obispos, incluyendo reuniones en Luisiana donde se han tratado problemas que afectan a las instituciones católicas en nuestro estado, así como con la organización Catholic Extension Society y con obispos de las diócesis misión que enfrentan luchas similares a las nuestras.

En abril, participé en la ceremonia de instalación del Obispo David Talley, quien era Obispo de Alexandria y ahora es el nuevo Obispo de Memphis. Ese día uno de los arzobispos me dijo de frente y con toda seriedad que, conociendo todos los asuntos graves que el Nuncio Apostólico necesita tratar que “yo necesito sentarme en la posición de administrador diocesano” por más tiempo ya que no parece que nos enviarán un obispo pronto. De hecho, algunas diócesis que han estado sin obispo menos tiempo que la nuestra han recibido ya nuevos obispos. Me gustaría poder hablar directamente con el Nuncio Apostólico Christopher Pierre, ¡mañana de ser posible!

He participado en reuniones de USCCB. La primera fue en Noviembre del 2018, cuando se propuso tener el voto del siglo sobre los escándalos de Abuso Sexual por parte del clero hacia menores y adultos y sobre “Medidas de Conducta del Episcopado” y establecer una “Comisión Especial para la Revisión de los Reclamos contra los Obispos.” Recordamos lo que sucedió después de esto, la Santa Sede insistió que los obispos de América deberían retrasar el voto hasta después de la Cumbre del Vaticano en febrero del 2019 donde los obispos presidentes de conferencias mundiales dialogarían sobre este tema. Nuestra rabia y decepción se estampó en mi conciencia y siento esa experiencia aun fresca en mi mente. Ese punto de partida en la vida de la Iglesia tendría que esperar hasta después que los obispos de este país se reunieran en enero del 2019 en una semana de retiro con el encargado de retiros del Papa; también hasta después de la Cumbre Vaticana en febrero y después que el Papa francisco sacara su documento que salió en mayo sobre cómo manejar estos casos en todo el mundo. La reunión está por comenzar.

En los días siguientes, dialogaremos y votaremos sobre un documento relacionado con el ministerio de los Diáconos Permanentes, un documento sobre la Ordenación de un Obispo, de Sacerdotes y de Diáconos, sobre el involucramiento de la iglesia y con la creciente población de personas que no tienen filiación religiosa (los llamados nada- o sea que no tienen religión,”) entre otras cosas. Pero el mundo se enfocará en el punto principal de la agenda: cuatro puntos de acción sobre el manejo de la investigación de reclamos de abuso contra los obispos, acusaciones que no se han manejado o casos que se han encubierto sobre sacerdotes acusados y otros trabajadores eclesiales. (Recuerden: un Administrador Diocesano es equivalente en la ley canónica a un obispo, así que tengo el mismo voto que cualquier obispo activo ahí presente.)

Mientras esperamos esta reunión de obispos, el Papa Francisco escribió su Carta Apostólica “Vos Estis Lux Mundi” una nueva ley universal para cuidar a sus miembros del abuso y acusar a los líderes responsables, y una ley que fue implementada el 1º de junio. Esta ley gobierna las quejas contra los líderes de la iglesia en todo el mundo en relación al abuso sexual de menores y de personas vulnerables. Debatiremos y después votaremos para implementar esta ley Eclesial. Como el Papa Francisco lo escribe; “crímenes de abuso sexual ofenden a nuestro Señor y causan daño físico, psicológico, y espiritual a las víctimas, y lastiman a toda la comunidad de fieles.” Esta reunión de negocios va a aprobar varias propuestas para que también los obispos tomen responsabilidad. El Santo Padre, en su carta, llama a que “el público, este firme y accesible” a implementar sistemas para reportar los reclamos, abrir estándares para dar apoyo pastoral a las víctimas y a sus familias, de manera eficiente y completa durante las investigaciones, para la protección de los “denunciantes” y que se pueda hacer uso de los “laicos expertos.” Este documento da más fuerza a la protección ya implementada y expande la definición de adultos vulnerables que incluya a los seminaristas y a cualquier otra persona que se involucre en actos sexuales usando el poder y además establece un proceso de investigación de varias formas a la falta de conducta por parte de los obispos.

Los arzobispos en cada provincia metropolitana tendrán la posibilidad de supervisar estas investigaciones – el Arzobispo de Nueva Orleans tendrá supervisión sobre nuestro estado. Estoy contento especialmente por la importancia que se dará al uso de laicos expertos para que los obispos no sean los mismos que vigilen y más bien se cumpla con la investigación responsable y con transparencia. El Cardenal Daniel DiNardo, Arzobispo de Galveston-Houston y Presidente de USCCB, expresó lo siguiente en noviembre: “espero… que la Iglesia sea purificada y que nuestros esfuerzos den fruto… caminando en sintonía con la Iglesia de todo el mundo haremos que la Iglesia en los Estados Unidos y la Iglesia global sea más fuerte.” Tengo optimismo de que esperar de noviembre hasta ahora será benéfico y la reunión será muy fructífera.

*      *      *

La reunión de USCCB de junio ha comenzado con Oración de la Mañana este Martes des pues de Pentecostés, con los comentarios del Cardenal DiNardo, “ comenzamos este trabajo sagrado, esta semana, purgando la maldad del abuso sexual de la Iglesia… Veni Cancte Spiritus. (Ven Santo Espiritu.)” veo esto como una exclamacion de la carta del Papa Francisco para la asamblea de obispos en el retrio del pasado Enero en Chicago cuando el papa aclaro que la necesidad de invocar y llenarnos del Espiritu Santo era esencial antes de caminar en la camino que Dios quiere que vayamos… la importancia de hacer oración antes la acción, y las grandes decisiones que los obispos enfrentan no pueden tomarse por un grupo que esta dividido; no podemos primero trazar un plan de acción y solo hacer oración para que funcione.

Como habíamos hecho en nuestra diócesis en a Catedral de San Jon Berchmans con nuestra Oración de Vigilia por la Reparación y Petición, así los obispos hicieron un Servicio Penitencia hermoso dirigido por uno de los cardenales, con el tema “La Iglesia esta de Rodillas,” enfatizando la necesidad de buscar el perdón personalmente y como grupo. Cada obispo de este país estaba totalmente enterado del dolor de todos los que han sido abandonados por la Iglesia. Este ha sido un año de gran sufrimiento y dolor para la iglesia de los Estados Unidos y todos reconocemos que este es un momento crítico en nuestra historia.

*      *      *

Me he enterado que nuestro Nuncio Apostólico está en ROMA con el Papa Francisco y mas de cien embajadores de otros países. Así que se ha ido mi oportunidad de preguntarle sobre el proceso de recibir a un nuevo obispo en nuestra diócesis.

Hoy en la Fiesta de San Barnabás, nuestro primer día hubo dialogo y debate entre los sucesores de los apóstoles, y concluyó con la Misa y lectura de los Hechos de los Apóstoles. El Cardenal DiNardo les dijo a los obispos’ hay que ser como San Barnabás, que deseaba solo “hacer la voluntad de Dios y hacerla cuidadosamente y con discreción pero también lo que el Santo Padre llama audacia – audacia apostólica… nuestro trabajo esta semana es arduo y difícil.”

*      *      *

Todos sabemos que ya hace un año que el Cardinal Theodore McCarrick fue expuesto como predador y esto abrió el comienzo de una crisis de confianza en la habilidad del liderazgo de la Iglesia para manejar los casos de abuso sexual. El esfuerzo del pasado noviembre para vigorizar las normas de responsabilidad, postergado por le vaticano, ha sido refinado y aumentado y está ahora listo para el debate y voto final. Hemos trabajado con todos estos asuntos comunicándonos constantemente con la oficina principal de USCCB, para que no anticipar mucho mas debate o discusión y se han reservado tres horas y media para dialogar sobre esto esta mañana.

 

Se necesitaron son 70 minutos. Los Obispos votaron en varias propuestas para asegurar el compromiso de los obispos en situaciones de abuso sexual a niños y personas vulnerables, la mala conducta sexual, o el mal manejo intencional de estos casos. Nos comprometimos específicamente a involucrar y utilizar a laicos expertos profesionales. También establecimos un mecanismo independiente y nuevo para reportar estos casos, asegurándonos que todos son evaluados cuidadosamente, y que se haga justicia a las víctimas y para los sobrevivientes.    (cf: USCCB Q & A – sesión de preguntas de la reunión episcopal del 12 de junio)

Estas propuestas por las que se votaron son ahora la base de, y consistentes con la nueva ley universal de cómo reportar y cómo manejar las quejas contra los obispos, las nuevas normas de procedimiento y son aplicables a todo el mundo. Esto es lo último en una serie de pasos que la Iglesia ha tomado para responder al pecado y crimen de abuso sexual.  La Iglesia primero implementó una póliza de cero tolerancia en Estados Unidos en el 2002. Estatutos para la Protección a Niños y Gente Joven, comúnmente referido como los Estatutos de Dallas, junto con las Normas Esenciales.

En la resolución, “Afirmando nuestros Compromisos Episcopales,” los obispos claramente dicen que estamos “comprometidos, a investigar los casos que se presenten usando al consejo de hombres y mujeres laicos con experiencia profesional indispensable.”  En efecto los nuevos documentos de USCCB elevan los dones y destrezas de los laicos.La nueva ley cubre el acoso sexual de adultos, si este acoso involucra cualquier acto sexual. Otras formas de acoso sexual están cubiertas por códigos de conducta ya existentes en las diócesis y provincias eclesiales. “Vox Estis” no interfiere con estos códigos de conducta locales.

Recuerden que cualquier queja contra un obispo se puede hacer inmediatamente a la policía local, a la cancillería, al Nucnio Apostólico, o a la Santa Sede directamente. Todas estas maneras de reportar continuarán disponibles. Terceras personas que necesiten reportar – sistema de terceros, va a proveer otras maneras de reportar que harán que el proceso sea mas simple en el futuro. Esto impone una responsabilidad sin precedencia hacia todos los obispos de todo el país.

Al concluir la votación, quería ¡golpear la mesa con mi puño! Aunque parte de mí sabe que entre toda esta gente hay una ‘crisis exhaustiva,’ pero ahora escuchamos el llamado a la acción.

*      *      *

Como ya dije en noviembre, estando en medio de las cosas como Administrador Diocesano, los últimos diez meses han afectado mi manera de orar. Estoy agradecido por el gran apoyo que he recibido por parte de los sacerdotes de nuestra diócesis, así como también de mucha gente laica. Desde entonces también hemos tenido la publicación de la lista de sacerdotes convictos o de los acusados creíblemente de abuso sexual en el territorio que comprende la Diócesis de Shreveport, todos esos casos sucedieron antes de 1986 y que nuestra diócesis fuera creada. Todavía enfrento esta crisis y la necesidad de sanación para y con todos los afectados en nuestra diócesis. Soy ministro, no de una Iglesia como a mí me gustaría, sino en la Iglesia así como se encuentra. Aun así con nuestras condiciones humanas rotas, damos pequeñas miradas a la Iglesia preferida y que se ha completado en Cristo, así como Él nos lo prometió… ¡él nunca abandonará su Iglesia! Aunque alguien piense lo contrario, no he perdido la ira por la crisis de los abusos y los encubrimientos. Debemos de tomar el llamado de Cristo a la santidad seriamente, empezando con nuestros obispos, sacerdotes y de verdad entre todos! Jesucristo es verdaderamente la Palabra hecha hombre, el esplendor del Padre, el que fue enviado a salvarnos y entregarse Él mismo en la Eucaristía con su gracia transformadora y purificante en y a través de la Iglesia como Él la fundó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>